lengua_blog1

¿Sufro de boca seca?

08/29/2016 Categoria: Boca seca / No hay comentarios

La xerostomía o síndrome de boca seca se manifiesta en uno de cada cinco adultos, lo que equivale al 20% de la población de entre 18 y 30 años, y al 40% de los mayores de 50 años. Afecta, además, al doble de mujeres que de hombres.

Aunque produce grandes molestias en la cavidad oral de las personas que la padecen, la xerostomía no es una enfermedad sino una situación clínica. Consiste en la sensación subjetiva de sequedad bucal, provocada por la disminución de saliva como consecuencia de una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales, lo que resulta perjudicial para nuestro día a día, ya que la saliva cumple funciones muy importantes en nuestro organismo.

Gracias a la saliva se mantienen humectados los tejidos orales que facilitan el habla, la preparación del bolo alimenticio, la modulación de los sabores, la masticación, y la digestión. Igual de importante es la función de tampón de la saliva, que ayuda a mantener la integridad de la mucosa y los dientes, además de proteger de los molestos reflujos gástricos.

El efecto antibacteriano de la saliva es de vital importancia porque sus enzimas causan la degradación de las bacterias o la inhibición de su crecimiento, reduciendo el riesgo de caries, halitosis o hipersensibilidad dental, entre otras afecciones.

Otros problemas asociados a la disminución de la salivación son los digestivos, las alteraciones del gusto (con predominio del sabor amargo y salado), fisuras y grietas en los labios, sensación de boca pastosa al despertar y, en algunas ocasiones, un fluido salival lechoso. Esto a su vez favorece la inflamación de las mucosas (mucositis) y la inflamación de las encías (gingivitis).

Algunos pacientes con poca salivación experimentan problemas al utilizar dentaduras, pues esta situación provoca una pobre retención y el desplazamiento de la prótesis, causando heridas, úlceras  e infecciones locales por hongos como la candidiasis. La resequedad de la mucosa también se relaciona frecuentemente con enfermedades como faringitis, laringitis, dispepsia o estreñimiento.

¿Cuáles son sus causas?

Ahora que comprendemos de qué se trata y en qué aspectos afecta, es importante conocer cuáles son sus causas:

  • El estrés, ansiedad o depresión afectan al sistema nervioso central y, por ello, se ven afectados órganos y glándulas de todo el cuerpo, incluidas las salivales.
  • Al hablar en público aumenta la necesidad de la salivación para ayudar a vocalizar mejor las palabras, y, al prolongarse en el tiempo, puede provocar la falta de saliva y la necesidad de ingerir líquidos.
  • Las maloclusiones dentales como la mordida abierta y la respiración bucal contribuyen a la resecación de las mucosas.
  • Enfermedades como el síndrome de parkinson, alzheimer, artritis reumatoidea, esclerosis, síndrome Sjögren, o diabetes afectan a todo el organismo alterando el funcionamiento glandular. Asimismo se ven afectados pacientes con fallo renal crónico o dializados.
  • Por otra parte, la ausencia de dientes provoca una disminución de estímulos en la boca y, en consecuencia, existe una menor producción de saliva.
  • La terapia con determinados fármacos y la interacción entre ellos juegan un rol importante en este proceso pero este desorden suele ser reversible y se resuelve al finalizar el tratamiento. Entre la lista de fármacos que causan xerostomía podemos citar a los ansiolíticos, antidepresivos, broncodilatadores, antihistamínicos, antihipertensivos, diuréticos; entre otros.
  • Una dieta desequilibrada con exceso de hidratos de carbono y déficit de frutas y verduras puede provocar alteración de la producción de saliva.
  • También el consumo de tabaco y alcohol puede disminuir esta secreción salival, ya que inhibe la transmisión de impulsos nerviosos.
  • El envejecimiento fisiológico trae como consecuencia la reducción del número de células secretoras de saliva.
  • Pacientes sometidos a radioterapia de cabeza y cuello pueden presentar destrucción de las células de las glándulas salivales, este daño es determinado por la dosis de radiación absorbida, la duración a la exposición y el área irradiada.

Por ello, podemos distinguir entre dos tipos de xerostomía: la reversible, producida principalmente por medicamentos, quimioterapéuticos y tabaquismo, etc, que se caracteriza por registrar actividad glandular residual, donde la secreción salival puede ser estimulada o regulada. 

Y, por otro lado, la xerostomía irreversible, que presenta un daño irreparable a nivel glandular que impide su funcionamiento. Es frecuente en pacientes con diagnóstico de síndrome de Sjögren o cáncer de cuello y cabeza, que reciben como tratamiento grandes dosis de radiación.

¿Por qué algunos fármacos producen xerostomía?

Se considera que los medicamentos son una de las principales causas de xerostomía y se calcula que existen más de 500 fármacos que la producen (un 80% de los más prescritos).

La razón radica en que la secreción salival está regulada por el sistema nervioso, concretamente por el sistema autónomo, que se encarga de controlar las acciones y funciones involuntarias. Este se divide a su vez en el sistema simpático y el sistema parasimpático, que, en función de la activación de uno u otro, producen una variación en la cantidad de saliva secretada.

¿Cómo tratarla odontológicamente?

A la hora de planificar el tratamiento, primero habrá que identificar si el proceso que genera la boca seca es de carácter reversible o irreversible. De esa forma conoceremos si se puede corregir el factor alterado y si queda actividad glandular residual que pueda ser recuperada y, conocer además, si la actividad glandular aún puede ser estimulada de forma mecánica, química o gustativa.

Las sustancias que promueven la secreción de saliva se llaman sialagogos. En función de su nivel de acción, se pueden dividir en sistémicos (sustancias farmacológicas) y agentes tópicos (estimulantes gustatorios) como el ácido málico. Existen además los agentes humectantes o sustitutos salivales que, mediante el uso de formulaciones con Betaína, Xylitol, Alantoína, Aloe vera y Fluoruro sódico como parte de la higiene bucal diaria, ayudan a humectar la mucosa bucal.

Por ello, la higiene oral es fundamental en el caso de padecer boca seca y se deben reforzar las técnicas de higiene bucal mediante el uso de un cepillo dental con filamentos suaves, pastas dentales y colutorios específicos, sprays y geles humectantes para ayudar a mantener la mucosa lubricada.

DENTAID creó una gama específica de productos que apoyan el tratamiento y mejoran la calidad de vida de las personas con boca seca, llamada Xeros. Cuenta con una pasta dentífrica y un colutorio de uso diario a base de Betaína, Aloe Vera, Xylitol y Flúor para hidratar la cavidad bucal.  Para estimular la producción natural de saliva en aquellos casos en que las glándulas salivales funcionan total o parcialmente, pone a su disposición un spray a base de Ácido Málico, Xylitol y Flúor que, gracias a su formato compacto, permite una cómoda aplicación fuera de casa.

Los productos Xeros se encuentran a la venta en farmacias de Chile y Perú.


Comentarios